Si usas mucho el ordenador, ya sabrás que consume energía.

Hoy te dejamos unos consejos para ahorrar en el ordenador de tu casa.

Cuando no lo utilices, apaga la pantalla. Parece obvio, pero hay veces que nos levantamos para hacer otras cosas y lo dejamos encendido.

Cuando no vayas a usarlo, aunque sean apenas unos minutos, es recomendable utilizar la opción de suspensión o hibernación.

La memoria del ordenador utiliza sistemas mecánicos que requieren energía. Cambiar el componente en favor de una unidad de estado sólido puede requerir un pequeño desembolso, pero vas a ganar en velocidad y eficiencia energética.

Los periféricos que conectas al ordenador, como el ratón o un disco duro externo, aprovechan el propio ordenador como fuente de alimentación, por lo que mira que sean componentes más eficientes. Esto te servirá para ahorrar dinero.

Si mantienes también un brillo bajo, el consumo de luz será menor.